Artículos de psicología, Textos de mi autoría
Dejar un comentario

Al margen de nosotros mismos

Por Marcela Campos

“Llega un momento en que es necesario  abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo, y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. 

Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos”

Fernando Pessoa

 Todos somos un cuento, una historia, o mas bien cientos de historias, cientos de vivencias que nos hacen ser lo que somos, y nos hacen enfrentarnos a la vida según lo aprendido. Las secuencias de experiencias van moldeando nuestra emocionalidad, nuestras redes neuronales; y los rasgos familiares inevitablemente van forjando nuestro carácter, soy aquello que he vivido, aquello que he amado, aquello que he decidido y tal vez una parte de aquello que he soñado.

Es así, en este devenir de nuestra existencia como vamos generando patrones, hábitos, cadenas de acciones y sentires, la vida va pasando y el tiempo y los años nos van enseñando o anquilosando, ¿cómo soy? ¿qué hay realmente en mi interior? ¿qué mensajes me lanza mi cuerpo, mi inconsciente? ¿de que están hechos mis deseos mas profundos? A veces los viejos patrones, las viejas maneras de pensar y sentir, no nos dejan avanzar, las automatizaciones nos llevan casi siempre al mismo lugar, por eso, en ciertas ocasiones es momento de una nueva aventura interior, de una travesía hacía el fondo de nosotros mismos, eso nos permitirá bucear en las distintas capas de nuestro yo, conectarnos con nuestros miedos para enfrentarlos, y con nuestros deseos para ser activos en la consecución de aquellos que sean coherentes con nuestro bienestar.

Y es que cuando nos sumergimos de lleno en nuestro descubrimiento, en nuestra propia mente, en nuestra historia emocional, nos descubrimos a nosotros mismos! y cuando destapamos los sufrimientos de la infancia que hemos dejado atrás y visualizamos las potentes herramientas internas con las que hemos ido construyendo lo que hoy es nuestra valiosa vida, nos damos cuenta que nuestro recorrido no ha sido en vano, y que aunque no podamos cambiar el pasado, si podemos cambiar la forma en que observamos y sentimos lo que sucedió allá y entonces. Podemos contemplar el pasado con una emoción distinta y el presente con aceptación, integrando todos los trocitos de nuestra historia y de nuestro yo.

Y es en ese proceso revelador y a veces doloroso del autodescubrimiento que podemos ser conscientes de cuales son los siguientes pasos en el camino, pues de la misma manera que podemos darnos cuenta que esta amaneciendo si estamos despiertos, podemos darnos cuenta de nuestras propias trampas y de cómo sortearlas si estamos atentos, conectados.

Como dice Pessoa: “ llega un momento en que es necesario  abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo, y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía.” No nos quedemos al margen de nosotros mismos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s